CELEBRACIÓN DE LA SANTA CENA - EKKLESÍA BOLIVIA

Celebración de la Santa Cena ministrada por el pastor Alberto 'Toto' Salcedo miembro de Ekklesía Bolivia.

VIDEO: CELEBRACIÓN DE LA SANTA CENA - PASTOR ALBERTO

La Santa Cena en la biblia


La celebración de la Santa Cena no tiene un periodo, no hay que hacerlo cada semana, cada quince días; pero hay que hacerlo regularmente.

La Santa Cena es muy poderosa, esto es lo único que Jesús pidió hacer. No se olvide esto, es lo que tenemos que hacer regularmente, lo demás son accesorios, inventos del hombre, especialmente de las grandes empresas para ganar dinero. Esto es lo que el Señor quiere, así que presta atención a I de Corintios en el capítulo 11, verso 23, donde estamos empezando a recordar esto:

"Porque yo recibí del Señor", está escribiendo Pablo. Pablo recibió esta instrucción cuando fue subido al tercer cielo, porque el día de la Santa Cena, el día de la mesa del Señor, no estaba Pablo; él era un perseguidor de los cristianos, cómplice de asesinato, de muchas masacres y muertes, haciendo matar y perseguir y encarcelar; pero él, luego de su conversión, fue llevado al tercer cielo y Jesús le habló de ese evento donde él no estuvo y dijo yo recibí del Señor lo que también les enseñó: Que el Señor Jesús la noche que fue entregado tomó pan y habiendo dado gracias lo partió y dijo: "tomad, comed esto es mi cuerpo".



Es muy poderoso entender esto: el pan no se vuelve en el cuerpo. Es una herejía, el pan simboliza el cuerpo, es como cuando Jesús dice yo soy la puerta pero no se transforma en una puerta; hay que entender el significado y dice: "esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí".
Esto hagan recuérdenlo bien, no dice canten happy birthday en mi cumpleaños, lloren cuando me hacen matar, no es Jesús que nace y muere, llegan los reyes y se van y todo una teatralización que se hace de Jesús. Sólo esto es lo que pide y esto vamos a hacer. Entonces, "hagan esto en memoria de mí", el verso 25 añade y dice: "Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí".

Lo que se quiere es que entendamos este propósito. Es muy serio, el verso 26 dice: "Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga", no dice no se olviden cada semana, cada 15 días, "todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa la muerte del Señor", dice Pablo, "anunciais hasta que Él venga".

Cuando tú comes el pan declaras que él va a venir. El verso 27 dice: "De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor"; es decir ensuciando no reconociendo que por esta cruz podemos ser perdonados de los pecados y podemos perdonar es que tenemos problemas; dice será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor, en lugar de ser beneficio te es problema.

Presta atención, el verso 28 dice: "Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa". Todos los que han recibido a Cristo como su Señor están preparados para poder participar de la cena, no hay otro requisito, no esperes que te digan que te tienes que bautizar, que tienes que tener 3 años ó 50, nada; solamente que tengas a Cristo en tu corazón y hayas declarado tu fe en él.


El verso 29 dice "Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí". Cuando tú vas a mascar ese pedazo de galleta, de pan sin levadura y beber de ese vino, esa porción de fruto de la vid, sin discernir sin entender, sin conocer lo que está pasando, en lugar de bendición comes juicio y bebés juicio. Y agrega la Palabra en el verso que sigue, en el 30: por lo cual, dice, por haber comido indignamente sin discernir lo que pasa hay muchos que se enferman, hay muchos que se debilitan, y hay muchos aunque han muerto por causa de participar indignamente.

Para Jesús es muy serio que tú y yo entendamos lo que pasó en la cruz y lo que pasó en la cruz fue demasiado poderoso para que podamos tomarlo a la ligera.

Antes de tomar el pan y el vino tiene que  haber un tiempo para arreglar cuentas con Dios de nuestros pecados, pero también de nuestra relación de unos con los otros.

¿Has perdonado? ¿Has sido perdonado? ¿Has buscado perdón? ¿Has caminado la siguiente milla? Esto es muy importante.

¡Que Dios te bendiga poderosamente!

Comparte esto

Deja tu comentario

Más de Infómanos

0 comentarios :