CONOZCA EL MOTEL DONDE LOS JÓVENES PERIODISTAS PERDIERON LA VIDA

Hace una semana en este motel de La Paz dos personas perdieron la vida, nosotros llegamos aquí, decidimos vivir en carne propia la experiencia de uno de estos ambientes que son ofrecidos como servicios en La Paz.

SEPA CÓMO FUNCIONA EL SERVICIO DE MOTELES EN LA PAZ

Hace unos días en un motel de La Paz (Motel "Fantasía") una pareja fue víctima de una muerte silenciosa, pocas horas después en Oruro unas velas fueron la causa para que otra pareja dejará de respirar. En ambos casos fue el monóxido de carbono el asesino.

Hace una semana en este motel de La Paz dos personas perdieron la vida, nosotros llegamos aquí, decidimos vivir en carne propia la experiencia de uno de estos ambientes que son ofrecidos como servicios en La Paz.

La discresión es clave en estos negocios que tienen sus orígenes como hoteles de descanso sobre las carreteras, por lo menos así nacieron en Estados Unidos, pero en Bolivia su realidad es otra y muy diferente.

El empleado nos conduce a una sencilla habitación por la cual pagamos 60 Bs por una hora. Lo primero la calefacción. Para un lugar donde lo menos deseado es la luz del sol, buscamos ventilación y la encontramos tapada y otra cuando menos obstruída.

El calefactor en una habitación puede considerarse un lujo para disfrutar de un ambiente dedicado a la lujuria, pero más bien en este caso es un peligro.

Duchas y conexiones eléctricas a la vista y sin protección, descuidadas por decir lo menos, cortinas gruesas, y es que claro la ventilación aquí no es prioridad. En una habitación un calefactor genera cerca de 300 calorías si esta está herméticamente cerrada en una hora acumulará aproximadamente 1.600 partes por millón de monóxido de carbono que puede ser letal para la vida de cualquier ser humano; entonces todo está en manos de una buena ventilación.

En este lugar hace unas horas ocurrió una tragedia. Hoy la memoria en blanco, se trabaja normalmente y lo peor sin cambios, con una dura lección que parece no haberse aprendido por sus principales responsables. Aquí es cuando nos preguntamos por los controles pero una sorpresa más antes de terminar, no hay legislación o norma que nos ampare. La palabra motel no existe en el diccionario legal boliviano.

Como quiera referirse a ellos, hoteles, moteles, alojamientos o lo que fuera, la seguridad es tarea de todos y la intoxicación por monóxido de carbono no perdona absolutamente a nadie.

Fuente: Red ATB

Comparte en

Deja tu comentario

0 comentarios :