PEDIRÁN INCORPORAR “VOTO NINGUNO” COMO VOTO VÁLIDO PARA ELECCIONES JUDICIALES 2017

Abogado Alarcón presentará carta al TSE, como único camino de respeto al soberano en las próximas elecciones judiciales.

PEDIRÁN INCORPORAR EL “VOTO NINGUNO” COMO VOTO VÁLIDO EN LA PAPELETA DE VOTACIÓN PARA LAS ELECCIONES JUDICIALES 2017


Piden voto NINGUNO para elecciones judiciales 2017


Por: Carlos Alarcón Mondonio

Para quienes les interese y para los amigos periodistas, ésta es la carta que presentaré mañana a las 10 en el Tribunal Supremo Electoral, como único camino de respeto al soberano en las próximas elecciones judiciales:

La Paz, 31 de agosto de 2017.
Señoras/Señores:
Presidenta y Vocales
Tribunal Supremo Electoral
Presente.-

REF: Incorporación del “Voto NINGUNO” como voto válido en la papeleta de votación para las elecciones judiciales 2017.

De mi mayor consideración:

En ejercicio de mi derecho constitucional a la petición, reconocido en el artículo 24 de la Constitución Política del Estado, me dirijo al Tribunal Supremo Electoral, haciéndole conocer y peticionando lo siguiente:



1.- Naturaleza del Órgano Electoral.


Según el artículo 12 parágrafo I de la Constitución Política del Estado el Órgano Electoral forma parte del poder público del Estado a la par de los Órganos Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Esto quiere decir que, a diferencia de la Constitución anterior, y siguiendo más bien el concepto del Libertador Simón Bolívar, el Tribunal Supremo Electoral y los Tribunales Departamentales Electorales no son simples reparticiones técnicas y administrativas, encargadas de llevar adelante los procesos electorales, sino un verdadero poder del Estado, el “Cuarto Poder”, que tiene plena potestad, en ejercicio de su competencia de organizar procesos electorales, de adoptar cuanta decisión considere conveniente para garantizar el imperio de la Constitución y de los valores que justifican su propia existencia como Órgano Electoral: la eficacia de la democracia, el respeto a la soberanía popular como origen y fundamento de todo poder en el Estado, la efectividad del sufragio y del voto ciudadano.

2.- Competencia y mandato constitucional.


El artículo 208 parágrafos I y II de la Constitución Política del Estado establece que el Tribunal Supremo Electoral es el responsable de organizar, administrar y ejecutar los procesos electorales y proclamar sus resultados y de garantizar que el sufragio se ejercite efectivamente, conforme a lo dispuesto en el artículo 26 esta Constitución.

3.- Normas y principios constitucionales para la elección judicial.


En las elecciones judiciales del mes de diciembre de este año, concurren tres normas y principios constitucionales: 1.- El de la Soberanía del Pueblo, del artículo 7 de la Constitución, como el origen y fundamento de todo poder y autoridad pública dentro del Estado; 2.- el del sufragio mediante el voto igual, universal, directo, individual, secreto, libre y obligatorio, del artículo 26 parágrafo II, numeral 2, de la Constitución; y 3.- El de la mayoría simple de votos para elegir a los Magistrados, del artículo 182 parágrafo V de la Constitución.

En una democracia la soberanía popular se la ejerce, principalmente, a través del sufragio y voto popular, cuando la Constitución exige al TSE que garantice la efectividad del sufragio ejercido a través del voto, tiene que tomar en cuenta la especial naturaleza de cada proceso electoral, que en el caso de las elecciones judiciales no se limita ni circunscribe a la contienda entre candidaturas rivales, sino especial y principalmente a la decisión previa tomada por la ALP en la evaluación y calificación de méritos de los postulantes y en la conformación de las candidaturas, que forma parte inseparable e inescindible de este proceso electoral, y que determina todos sus efectos y resultados, porque conlleva una limitación radical que le impone al soberano un órgano de poder subordinado a él.

4.- Naturaleza jurídica de las Elecciones Judiciales.


Por sus inéditas características este proceso electoral tiene una naturaleza mixta, presenta elementos plebiscitarios o referendarios conjuntamente con elementos específicamente electorales. Es el único proceso electoral en el que las candidaturas que se ofrecen al voto de los ciudadanos no surgen en el seno de la sociedad civil organizada, sobre la base de un proceso plural, amplio y competitivo. Son impuestas de manera unilateral y discrecional al soberano, por un órgano de poder, que está subordinado y depende del propio soberano, la Asamblea Legislativa Plurinacional. Si el soberano, a través del voto, no tiene un mecanismo de aprobación o desaprobación, rechazo o aceptación, de estas candidaturas consideradas en su conjunto, dejaría de ser soberano y quedaría subordinado a la Asamblea Legislativa Plurinacional. Con ello se invertiría la base fundamental del Estado y la democracia en Bolivia, el sufragio y voto ciudadano quedaría desvirtuado y desnaturalizado, y la ALP usurparía la condición de órgano supremo desplazando de este sitial al Cuerpo Electoral.

Por esta razón fundamental, debido a cómo surgen estas candidaturas, el proceso necesariamente debe tener un componente referendario o plebiscitario, consistente en la decisión última y suprema del soberano con relación a la decisión previa de la ALP que le impone sus candidaturas, sobre el conjunto de las cuales puede estar el soberano en desacuerdo, por la manera en la que se hizo el proceso de preselección, así como la evaluación y calificación de méritos o, porqué según su libre convicción, considera que ninguna de ellas responde al concepto de idoneidad para construir un sistema de justicia verdaderamente independiente, confiable y de alta calidad.

Este instrumento de control del soberano sobre el trabajo de preselección realizado por la ALP es la opción para el elector del “VOTO NINGUNO”, computable como voto válido, comparable con el conjunto de los votos válidos obtenidos por todos los candidatos, como condición de legalidad (constitucionalidad) y legitimidad democrática de su investidura en el cargo de altos Magistrados, y decisivo para aplicar la regla de la simple mayoría si es que su número no es superior, por lo menos en un voto, al total de los votos válidos obtenidos por todos los candidatos. Cumplido este presupuesto, de legalidad y legitimidad democrática, recién el proceso presenta un componente específicamente electoral de “simple mayoría”.

5.- Incorporación de la casilla del Voto Ninguno en la papeleta de votación.


En su condición de verdadero Poder Electoral, en ejercicio de su competencia de organizar procesos electorales, cumpliendo el mandato de la Constitución de garantizar la efectividad del sufragio, y con las finalidades de hacer prevalecer la soberanía popular y evitar la destrucción de las bases y fundamentos de la democracia y del Estado, el Tribunal Supremo Electoral tiene la potestad de disponer la incorporación en la papeleta de votación de una casilla para que el elector opte por el VOTO NINGUNO, como voto válido computable, con los siguientes efectos:

• La regla de la mayoría simple se aplica siempre y cuando la totalidad de los votos NINGUNO sea inferior en por lo menos un voto a la totalidad de los votos válidos obtenidos por todos los candidatos. Caso contrario se realiza un nuevo proceso de preselección y elección.

• A los efectos de ésta comparación no se computan los votos blancos y nulos. Sólo se toman en cuenta para fines estadísticos.

Por todas estas consideraciones de derecho Constitucional, solicito al Tribunal Supremo Electoral incorpore en la papeleta de votación la casilla, franja o columna que corresponda del VOTO NINGUNO, con los efectos precedentemente señalados.

Sin otro particular, saludo a vuestras autoridades con las consideraciones más distinguidas.

Carlos Alarcón Mondonio
Abogado
C.I. 1033446 Ch.

PD: A los efectos de la respuesta a esta petición, constituyo domicilio en la Secretaría de su despacho y señalo los siguientes datos de contacto: celular 70626191, email: carlos_alarconm@hotmail.com.

Fuente: Facebook

Comparte esto

Deja tu comentario

Más de Infómanos

0 comentarios :