¿CREES QUE UNA TORTUGA PUEDE VIVIR FUERA DE SU CAPARAZÓN?

Si alguna vez te preguntaste si una tortuga puede vivir fuera de su caparazón, he aquí la respuesta.

VIDEO: ¿PUEDE UNA TORTUGA VIVIR FUERA DEL CAPARAZÓN?

Y bien es entendible el por qué se inició este mito de que las tortugas pueden salir de su caparazón ya que uno las ve sacar y meter la cabeza y las patas.

El hecho de que puedan hacer eso significaría que no es descabellado pensar que puedan salirse por completo y además los famosísimos cangrejos ermitaños son capaces de abandonar su caparazón por completo y mudarse a otro totalmente distinto, lo cual ha llevado a pensar que los caracoles lo pueden hacer y las tortugas también; pero la verdad es que esto es imposible para los caracoles y también para las tortugas, ya que al intentar separar una tortuga de su caparazón estaríamos muy probablemente matándola y además no puede realmente salir de algo a lo que están completamente acopladas.



El caparazón de una tortuga es una especie de caja torácica o costillar que se encuentra en el exterior del animal en lugar de su interior como un exoesqueleto, y toda la columna vertebral de la tortuga está totalmente acoplada al caparazón que en su parte interior se asemeja mucho a la cavidad craneana de un ser humano. El exterior del caparazón es una capa de queratina, un material similar al de las uñas de tus dedos. Debajo de esa capa de queratina está el caparazón de hueso y debajo del hueso está la carne viva del animal.

La confusión viene realmente de la idea errónea de que debajo de esa capa de hueso tendría que haber una capa de piel gruesa como la del exterior protegiéndo los órganos internos; pero esto no es así.

En las parte del animal que sí están protegidas por piel la piel pasa de las extremidades a fusionarse totalmente con el caparazón, lo que quiere decir que aparte de las pequeñas cavidades en donde la tortuga puede protegerse sus patas y su cabeza no existe ningún espacio vacío ni separación alguna entre la tortuga y el caparazón; por lo tanto preguntarse si la tortuga puede vivir fuera de su caparazón es tan absurdo como preguntar si una persona puede vivir sin su cráneo, su caja torácica o su columna vertebral; y la respuesta es exactamente la misma: tal vez sí puede mantenerse con vida, pero la separación sería un procedimiento quirúrgico extremadamente complicado y el resultado sería incomodidad y dolor extremos, más el riesgo de morir en cualquier momento. Así que definitivamente debemos descartar la posibilidad de que una tortuga abandone su caparazón.

Pero ¿cómo pueden esconder la cabeza y las patas?

Bueno la primera respuesta a esto es que de hecho no todas las especies de tortugas tienen esa capacidad. Un buen ejemplo es la tortuga marina cuyo caparazón altamente hidrodinámico y ajustado, por decirlo de alguna manera; y debido a esto no tiene áreas de caparazón sobrantes en dónde acomodar sus aletas y cabeza. Y qué quiero decir con sobrantes. Bien, entre las tortugas que pueden ocultar su cabeza y extremidades esto es posible gracias a unas cavidades especiales que se forman debido a que los bordes del caparazón se extienden un poco más de lo necesario en todas las direcciones formando una especie de techo protector debajo del cual la tortuga puede acomodar sus patas y cabeza.

Qué tanto sobre el caparazón depende totalmente de la especie de tortuga y de hecho entre las especies de tortuga que sí pueden proteger las extremidades hay diferentes niveles de movilidad al respecto. Algunas apenas logran acomodar sus patas y cabeza a la silueta de su caparazón, pero quedan aún vulnerables a ataques de depredadores.

Otras tienen un caparazón tan especializado en esconderse que de hecho un par de articulaciones adicionales en la parte inferior del caparazón les permite sellarse con algo parecido a una tapa que brinda una protección absoluta.

Pero sea cual sea el nivel de protección que ofrezca el caparazón o lo duro y áspero o suave y estilizado que se vea todos los caparazones de las tortugas son estructuras vivas con terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos; por lo tanto si sus caparazones se agrietan o reciben cualquier otro tipo de daño, la tortuga sangrará sentirá un gran dolor al igual que si recibes un golpe en la cabeza y tu cráneo se rompe.

Y bien, finalmente es preciso mencionar a una especie de tortuga muy pero muy especial e interesante proveniente de Asia, se trata de la pelochelys cantorii o tortuga de caparazón suave o cantor. Esta espectacular especie es a primera vista una tortuga sin caparazón; pero en realidad lo que pasa es que su caparazón es suave a diferencia de sus parientes. Debido a esta característica estás tortugas de agua dulce tienen que ser muy cautelosos y esconderse muy bien, y de hecho pasan el 95% de su tiempo a escondidas entre el lodo, bajo arena o en matorrales para mantenerse fuera de la vista de los depredadores.

En general la tortuga de caparazón suave demuestra que de cierto modo sí es posible que una tortuga viva sin caparazón rígido, al menos como el que conocemos, la cuestión es que tiene que nacer de esa forma. Así que es posible que millones de años en el futuro haya muchas especies de tortuga con caparazón suave.

Comparte esto

Deja tu comentario

Más de Infómanos

0 comentarios :