“Carta al Evo” se viraliza en RRSS. Un boliviano le 'canta' sus verdades al ex mandatario

Hay que cercar ciudades para que no entre comida - Evo Morales

FERCHO FLORES ZAMBRANA LE ESCRIBE UNA CARTA A EVO

Por: Fercho Flores Zambrana

Evo: sería muy hipócrita de mi parte saludarte. Voy directo al grano: no tienes un ápice de cariño a tus militantes, a los indígenas y campesinos a los que llenaste de resentimiento

No abriste la boca para pedirles que se cuiden, que hay una grave enfermedad en el mundo y en el país, que está matando gente de todas las edades.


Preferiste callar y aprovechar esta grave crisis de la forma más mezquina y repugnante. Enviaste mensajes de que no hay coronavirus y tu comparsa política “originaria campesina” de “obreros revolucionarios” y “campesinos discriminados”, repite sin sentido eso mismo: no hay coronavirus, que es una estrategia del imperio para mantener en el gobierno a “los golpistas”.
¿Cómo puedes vivir con eso, Evo? Así como un día los movilizaste con engaños y mentiras para defender tu dictadura, hoy con la verdad, debiste movilizarlos, pero a sus casas, para que no enfermen.

¿No te importa la vida de esa pobre gente a la que dices defender?, por qué los envías a que enfermen, que se contagien y mueran.



¿Qué te hace suponer, que vamos a perder en esta guerra desigual en la que nuestros hermanos por culpa tuya, están en el bando contrario? ¡Nadie se rinde, carajo!

Tampoco pienses que podrías retornar al país como salvador y en unos días podrías matar "al zancudo del Coronavirus" con vacunas que la maltrecha Cuba ha desarrollado en la isla de la fantasía, con la tecnología China de quinta. Noooo, Evo. No vamos a perder y no vas a volver. ¡Nadie se cansa, carajo!

¡Hijo de las mil p*****!, la lucha por el poder para vos no tiene límites, tal cual la mafia. Y siempre dije, que en el país gobernó una mafia internacional bajo el paraguas de los cárteles del narcotráfico mundial. Que la mafia se incrustó en los gobiernos del circo neo estalinista de Sur y centro américa y en la real España de Sancho y Panza. Juta, Evo, me quiero morir, te declaraste admirador de Fidel, y aprendiste que para ser como él hay que gobernar con mano dura y decisiones firmes, no con la razón ni el corazón. Eso te llevó a la parálisis mental de proclamarte izquierdista (como el hijo opa del comunismo).



Insensible, inhumano, sinvergüenza. Pateaste indígenas, los encarcelaste. Gasificaste a gente con capacidades diferentes. Te mofaste de los enfermos con cáncer, comparaste un hospital con una canchita de fútbol.
Perseguiste a opositores, judicializaste la política a tu favor. Inventaste separatismos, acribillaste a inocentes. Prostituiste la justicia al extremo de elegir a Jueces y Fiscales serviles a tus propósitos totalitaristas.

Prohibiste disentir, castigaste a tus compañeros que no tiraban tu saco o cuestionaban tus decisiones improvisadas. Alejabas de tu entorno a quienes criticaban tus discursos siempre vacíos, incongruentes y mentirosos, tus palabras de odio y resentimiento.

Cómo disfrutabas. Gozabas a tu militancia con aires de bufón machista al creer que una mujer no es completa si no es madre y por tanto, ofrecías vaginas de tus ministras para poblar algunas ciudades.

Ofendiste a los profesionales con verborrea propia del ignorante bruto al sostener con orgullo que por suerte no fuiste a una universidad.



Hablaste de flojos, refiriéndote a los “cambas”, sin entender que ahí está el motor económico nacional (y luego co gobernaste con ellos).

Nos llevaste al suicidio jurídico con el tema Mar, al pretender convertir esa cuestión en tu plataforma de eternidad presidencial.

Te comparaste con Jesús e infamaste a la Iglesia. Desafiaste al “imperio”, como si las águilas cazaran moscas.
Regalaste nuestros recursos naturales a los chinos y reclamabas a tus antecesores por extractivismo.

Quemaste nuestros bosques para lotearlos con cocaleros y coca pero hacías bulla por la defensa del medio ambiente.

Planeaste carreteras atravesando selvas y territorios indígenas pero proclamabas defender a la madre tierra.



No tienes sangre, como el chulupi (cucaracha). Tampoco tienes, no tuviste ideología, te infiltraron (los cubanos) socialismo en tu debilucha mente odiadora y fuiste un títere hazmerreír internacional.

Lo que más me molestó de vos es esto Evo: hiciste gritar a soldados y policías un slogan tan significativo: ¡Patria o muerte…Venceremos! Y para qué tanta histeria revolucionaria si el promotor de ese sostén rebelde a la primera de cohetecitos y pititas huye como rata, y no es capaz de defender sus ideas y morir por su patria.

¡Qué cobarde y cabrón fuiste!
Nos atemorizaste, nos humillaste, nos quitaste vidas con tu miseria moral, pero quedaron sueños.

Otro país es posible.

Vamos a salir de esta Evo, aunque nos envíes más enfermedades letales como tu ignorancia; vamos a salir de esta.

Fercho Flores Zambrana

Fercho Flores Zambraza - Carta al Evo
Evo Morales tiene denuncias en Bolivia por sedición y terrorismo